¿Qué me responderías si yo te hago la siguiente pregunta?

¿Por qué quieres trabajar con animales?

 

Como menciono en el vídeo, en función de tu respuesta podrás saber si lo vas a conseguir o no. Pero ya te adelanto que lo más importante es que tengas clara una respuesta a la pregunta sobre el porqué quieres trabajar con animales o dedicarte al cuidado de seres vivos.

 

En este post te voy a explicar:

  • 2 posibles respuestas positivas,

  • 2 respuestas negativas y

  • la consecuencia de no tener respuesta a esta pregunta.

 

1ª RESPUESTA POSITIVA, DE PROPÓSITO

Quiero trabajar con animales para ayudar al planeta y a la conservación de la naturaleza de las especies animales.

Porque quiero trabajar con animales

Muy bien, porque una cosa es cierta en el cuidado de animales.

No sólo ayudas a la conservación de las especies en estado salvaje. También ayudarás a los seres vivos que se encuentran bajo cuidados humanos o en cautividad.

En este caso es importante diferenciar que el trabajar con animales puede ser “In Situ” o “Ex Situ”. 

“In Situ”

Quiere decir que nos dedicamos a los animales que se encuentran en su entorno natural.

COMO COMENTAMOS EN ESTE OTRO POST SOBRE ANIMALES SALVAJES

Este tipo de labores suelen tener relación con trabajos tipo investigación, censos o incluso recuperación o reintroducción. 

Es importante destacar que si ya es difícil encontrar un buen porcentaje de colocación laboral con animales, cuando hablamos de trabajar con seres vivos en su entorno natural disminuyen las posibilidades.

AQUÍ PUEDES VER UN VÍDEO SOBRE ESTE TEMA

 

Aunque como siempre decimos, nada es imposible y conocemos múltiples casos de éxito encontrando trabajo con animales salvajes en libertad.

 

“Ex Situ”

Quiere decir que trabajaremos con animales que se encuentran fuera de su entorno natural.

Esto significa que están en cautividad o bajo cuidados humanos.

Por poneros unos ejemplos, aquí podemos atender en los famosos y tan criticados zoológicos. Pero también hablamos de centros de rescate o recuperación (en las propias instalaciones).

2ª RESPUESTA POSITIVA, VOCACIONAL

Porque desde la infancia has amado a los seres vivos en general, sintiendo un amor desmesurado por cualquier animalito con el que te cruzabas. 

Porque quiero trabajar con animales

Si eres esa persona que de niño o niña has llorado lo inimaginable porque no te compraban un perrito, un gatito o cualquier mascota. Si eres de aquellos que veían al perro del vecino y se metían en su casa a jugar con él.  O que llegabas a casa con un pajarito herido dispuesto a curarle y mimarle hasta que se recuperase. Con el grito en el cielo de tu madre al verte llegar con el correspondiente bicho herido. Este tipo de respuesta es lo que llamamos Vocacional.

Ante la respuesta vocacional te puedo decir que la mayoría de la gente que se lo propone, consigue su objetivo, puesto que hay un ferviente deseo de fondo. Lo cual no te exime de esfuerzo y gran labor para llegar a trabajar con bichines.

1ª RESPUESTA NEGATIVA, LA ROMÁNTICA.

Si tu respuesta es porque los animales son todo amor, son muy bonitos y transmiten mucha felicidad, ya te adelanto que es muy posible que en el proceso de búsqueda de trabajo con animales, termines desistiendo en algún punto del proceso. Esto es debido a que es una respuesta demasiado vaga, sometida a un romanticismo social más que a otra cosa.

Porque quiero trabajar con animales. Respuesta: porque me gustan los animales Cartel con dibujos de animales, león marino y tigre.

Tienes que saber, que en el proceso de conseguir tu trabajo cuidando delfines, felinos, osos, lobos o cualquier otra especie. Vas a tener que pasar por momentos tremendamente difíciles, momentos como los que te enumero a continuación:

  • Limpieza de instalaciones.
  • Descarga de alimentos cuando llega el pedido. Como por ejemplo, alpacas de forraje, cajas con pollitos congelados para las rapaces, matas de ramas para los herbívoros, cajas de pescado para los delfines o leones marinos (25k/caja).
  • Traslado de garrafas de cloro (25 L), incluso por escaleras de caracol.
  • Traslado de las tomas de alimento, desde la cocina hasta el refugio o piscina donde están los animales.
  • Limpieza y recogida de excrementos y otras sustancias. En Leones Marinos es muy típico tener que limpiar las heces del suelo, o incluso del agua (sí, sí 2 x 1) te tocaría aspirarlas de la piscina, para lo cual es necesario bucear con botella y manejar un limpiafondos con las manos durante 1 hora bajo el agua. O también limpiar los mocos de las paredes porque estos animales se apoyan y estornudan bastante, dejando las paredes con bonitos restos de sus lindas naricitas en forma de corazón.
  • En el caso de las piscinas de los delfines, aunque sus excrementos tienen forma licuosa, si que toca meterse a bucear para con un “estropajo de cocina” o una máquina limpiadora en el caso de un delfinario rico, raspar suelos y paredes del tanque para eliminar las algas que se acumulan en la pintura.
  • Limpieza de suelos, paredes, áreas, piscinas, caminos, entre otros. Aquí te sentirás como un verdadero barrendero o barrendera, incluso peor porque no sólo barrerás, sino que además frotarás y frotarás, para limpiar manchas que suelen quedar tras los excrementos u otras sustancias.

Éstas son solo unos pequeños ejemplos de tareas, nada agradables y muy, muy físicas que cualquier cuidador conoce de primera mano. 

Claro está que si tu tienes una clara vocación o propósito, vas a agarrarte a ellos en los peores momentos. En cambio, si tu objetivo tiene de base la débil frase de “Por qué me encantan los animales”, ya te adelanto que es muy posible que tires la toalla, incluso antes de empezar. 

Y digo antes de empezar, porque muchas veces, aún sin ser contratado y sin cobrar (sí, sí, has leído bien), sin cobrar porque estás de prácticas, es muy posible que si no tienes una buena motivación acabes rindiéndote.

2ª RESPUESTA NEGATIVA, DESDE EL ODIO.

Si tu respuesta es porque no quieres trabajar con personas, me temo muy mucho que pueden pasar dos cosas: que lo consigas o que no. Y las dos tendrán un resultado desastroso para los animales.

Porque quiero trabajar con animales. Respuesta: porque me gustan los animales Cartel con dibujos de animales, león marino y tigre.

Si no lo consigues, es muy probable que sea por la misma razón que te explico justo en el punto anterior, es decir, tu motivación es demasiado vaga y en este caso además nace desde un lugar no precisamente positivo. Este lugar es el rechazo a las personas.

Pero también puede pasar que estés tan saturado de un trabajo con personas, que pienses que el trabajo con los animales será justo lo contrario y te realizará. 

Bien, permíteme que te desvele el final. Cualquier cuidador de animales, con quien más se relaciona es con personas. Viviendo momentos como los que expongo a continuación:

  • Para empezar, el Departamento de Recursos Humanos que te hace la entrevista.
  • Continuamos con los departamentos típicos de cualquier zoológico: dpto de taquillas, fotografía, almacén, socorristas, hostelería, comerciales del parque con los que tendrás que coordinarte para que tu trabajo y el de ellos salga adelante de la mejor manera posible.

Al final, en algún momento vas a necesitar algo de alguien y alguien de ti, por lo tanto, es mucho más rentable la filosofía de “Trabajo en equipo” por un objetivo común, que trabajar independientemente sin coordinarte constructivamente con tus compañeros. 

Y ahora que he mencionado el “Objetivo común”, quiero preguntarte… ¿Cuál crees que es el objetivo que tú y tus compañeros tenéis? Pues si atiendes un poco al concepto de “Cuidadores”, efectivamente vuestro objetivo es el cuidado de los animales que están a vuestro cargo, buscando siempre su máximo BIENESTAR ANIMAL. 

Bien pues si las razones que tienes para querer trabajar con animales, nacen desde un lado negativo y nada constructivo, siento decirte que tu no buscas el Bienestar Animal, sino probablemente busques satisfacer tu EGO. 

Y me dirás: ¿Pero cómo eres tan borde, directo o injusto?, créeme que hablo desde la experiencia con muchos años a mis espaldas, codeandome con un montón de cuidadores de animales, que se caracterizan por lo que yo llamo el “Síndrome Delfinario” y que es un conjunto de síntomas que tiene un cuidador o entrenador animal desde que firma el primer contrato de trabajo y le dan por ejemplo, el neopreno, el silbato y sale a actuar delante de un público de unas 1500 personas. Estos síntomas de aquellos afectados por este “Síndrome” caracterizan a personas competitivas, pisacuellos, que sólo buscan el aplauso y ascender a toda costa. Está claro que estas personas están en todos los sectores, pero te las vas a encontrar especialmente en los delfinarios y zoológicos.

Sobre todo, sé valiente y pregúntate si quieres trabajar con animales porque tu EGO se ha apoderado de tí.

¿QUÉ TE PUEDE PASAR SI NO LO TIENES CLARO?

Ya que has llegado hasta aquí puede que tengas claras las respuestas, pero también muchos de vosotros es probable que aún estéis pensando el porque queréis trabajar cuidando animales.

Porque quiero trabajar con animales. Respuesta: porque odio a las personas. Cartel con dibujos de animales, león marino y tigre.

Si no lo consigues, es muy probable que sea por la misma razón que te explico justo en el punto anterior, es decir, tu motivación es demasiado vaga y en este caso además nace desde un lugar no precisamente positivo. Este lugar es el rechazo a las personas.

Pero también puede pasar que estés tan saturado de un trabajo con personas, que pienses que el trabajo con los animales será justo lo contrario y te realizará. 

Bien, permíteme que te desvele el final. Cualquier cuidador de animales, con quien más se relaciona es con personas. Viviendo momentos como los que expongo a continuación:

  • Para empezar, el Departamento de Recursos Humanos que te hace la entrevista.
  • Continuamos con los departamentos típicos de cualquier zoológico: dpto de taquillas, fotografía, almacén, socorristas, hostelería, comerciales del parque con los que tendrás que coordinarte para que tu trabajo y el de ellos salga adelante de la mejor manera posible.

Al final, en algún momento vas a necesitar algo de alguien y alguien de ti, por lo tanto, es mucho más rentable la filosofía de “Trabajo en equipo” por un objetivo común, que trabajar independientemente sin coordinarte constructivamente con tus compañeros. 

Y ahora que he mencionado el “Objetivo común”, quiero preguntarte… ¿Cuál crees que es el objetivo que tú y tus compañeros tenéis? Pues si atiendes un poco al concepto de “Cuidadores”, efectivamente vuestro objetivo es el cuidado de los animales que están a vuestro cargo, buscando siempre su máximo BIENESTAR ANIMAL. 

Bien pues si las razones que tienes para querer trabajar con animales, nacen desde un lado negativo y nada constructivo, siento decirte que tu no buscas el Bienestar Animal, sino probablemente busques satisfacer tu EGO. 

Y me dirás: ¿Pero cómo eres tan borde, directo o injusto?, créeme que hablo desde la experiencia con muchos años a mis espaldas, codeandome con un montón de cuidadores de animales, que se caracterizan por lo que yo llamo el “Síndrome Delfinario” y que es un conjunto de síntomas que tiene un cuidador o entrenador animal desde que firma el primer contrato de trabajo y le dan por ejemplo, el neopreno, el silbato y sale a actuar delante de un público de unas 1500 personas. Estos síntomas de aquellos afectados por este “Síndrome” caracterizan a personas competitivas, pisacuellos, que sólo buscan el aplauso y ascender a toda costa. Está claro que estas personas están en todos los sectores, pero te las vas a encontrar especialmente en los delfinarios y zoológicos.

Sobre todo, sé valiente y pregúntate si quieres trabajar con animales porque tu EGO se ha apoderado de tí.

Bien pues te diré que si no lo tienes claro te arriesgas a:

Ser timado por escuelas: Al final las escuelas privadas viven de vender cursos, yo mismo he formado parte de un par de ellas. Y las personas que venían solo porque habían visto un programa en la TV y se estaban planteando ser Auxiliares de veterinaria, Ayudantes de clínica veterinaria o cuidador de núcleos zoológicos eran carne de cañón de los comerciales que sabían muy bien, ocultar toda la mierda que te acabo de contar y magnificar en exceso datos como el porcentaje de colocación y de éxito cuando los alumnos pasan por las escuelas. 

Yo quiero evitar que pierdas miles y miles de euros en formaciones que más que buscar qué aprenderás, buscan llenar los bolsillos de las entidades privadas que se dedican a formar futuros frustrados por no contarles la realidad que se van a encontrar. Yo lo he vivido y créeme que te va a salir a cuenta, meditar mucho en las razones por las que quieres ser cuidador, cuidadora de animales, entrenador de delfines o leones marinos, auxiliar de veterinaria o Ayudante de clínica veterinaria. 

Para evitar que seas timado además de reflexionar, te aconsejo que hagas una buena labor de investigación exhaustiva sobre las escuelas que encuentres con más renombre. Y mi consejo particular es: no te quedes solo con las reseñas de google, he sido testigo como en la escuela de zoología donde trabajaba, se intimidaba a los alumnos indirectamente para que pusieran buenas reseñas en Google, Facebook o incluso Instagram. Y cuando digo intimidar, me refiero a que sabían que si se negaban, la directora de la escuela haría porque no fueran contratados cuando surgiera algún puesto en un delfinario. Créeme, he sido testigo de ello. 

Por lo tanto, investiga profundamente, no te quedes en la superficie de los primeros comentarios, pregunta a los antiguos alumnos, es fácil encontrarlos. 

Pregunta por el programa formativo, pero piensa con la cabeza. 

Si es un programa formativo de unas 250 horas teóricas, de un curso de Especialista como Cuidador de Mamíferos Marinos, y resulta que más de 100 horas se gastan en taxonomía, catálogo mundial de especies de mamíferos marinos y estás más de un mes con temas que a pesar de ser super interesantes, realmente se alejan de las funciones reales de un cuidador de delfines o leones marinos. Y si en ese contenido no hay apenas temas de funciones reales de un cuidador, como: cómo se limpia un cubo de pescado tras la toma, cómo se limpian las áreas y las piscinas. 

Yo he llegado a ser testigo de uno de estos cursos en los que solo había 3 días reales de técnicas de entrenamiento de animales. Algo realmente vergonzoso si tenemos en cuenta que quieres ser “Entrenador de Delfines” por ejemplo. 

Todo esto te lo cuento porque yo sigo recibiendo quejas de alumnos de esas escuelas, que tras pagar casi 3000€ de curso, se dan cuenta de que no les han enseñado ninguna de las funciones que necesitan para trabajar con estos animales. 

También he visto alumnos que me llegan “rebotados”, después de pagar 2000€ por un curso en el que les mandaban unos cuantos pdf´s, que prácticamente eran un copia y pega de la Wikipedia y luego además tenían que pagarse a parte las prácticas. 

Y otros incluso pagando casi 6000€.

Por lo tanto, si no tienes claro el por qué. Te arriesgas a caer en estas redes de mafia de la formación. 

  • Te rindas antes de conseguirlo o incluso, antes de empezar.
  • Puedes conseguirlo pero al mínimo problema te rindas.

Si quieres saber un poco más de cómo prepararte para conseguir trabajar con animales de cualquier tipo, quiero invitarte a esta formación gratuita, donde ponemos estas bases y muchas más. Te pongo aquí en enlace para que te puedas inscribir.