¿Cuál es tu sueño? ¿Trabajar con delfines? ¿Tal vez en un zoológico? ¿O trabajando para su salud en una clínica veterinaria?

¿Has soñado alguna vez que trabajabas con delfines?, o ¿tal vez siempre has deseado ser veterinario o auxiliar de clínica veterinaria?.  O incluso ¿trabajar en alguna reserva de animales salvajes?, velando por su conservación, haciendo proyectos de investigación, entre otras actividades…

También puede que seas aquel niño o niña que fue al zoológico de pequeño y se quedó fascinado con estos animales, como los delfines, osos, felinos o incluso primates. Y resulta que desde ese día que marcó tu infancia o incluso tu vida, no has dejado de soñar que te dedicabas a cuidar a esos seres, a velar por su salud, su bienestar y su conservación.

Te ves o imaginas cuidándolos, manejandolos, alimentándolos o incluso estando pendiente de su salud cuando más lo necesitan.

Bien, pues déjame que te cuente un poco mi experiencia.

En una ciudad como Madrid, cada año se licencian miles de estudiantes de biología, veterinaria, auxiliares de veterinaria o ATV, es es dicho en términos más económicos, mucha demanda de trabajo y evidentemente poca oferta.

Pero partiendo de este pequeño esbozo de la realidad actual, te puedes hacer una ligera idea de como puede ser de fácil alcanzar tu sueño de trabajar cuidando animales. Pero teniendo esto en cuenta voy a explicarte qué bases son las que hay que tener más en cuenta a la hora de evaluar tu perfil como posible trabajador en estas áreas.

 

En mi vídeo “Cómo prepararte para trabajar con animales”, explico la situación de la siguiente manera:

Imagínate una típica tarta de quesitos, si si, como los quesitos del Trivial, en la que tenemos en cuenta las facetas que más se valoran por ejemplo en un zoológico a la hora de contratar a una persona nueva.

 

Quesito 1

Conocimientos sobre los animales

Tenemos la parte del conocimiento, os cuento. Conozco de primera mano, infinitos cuidadores de animales en zoológicos, que no tienen formación de ningún tipo.

Realmente no es algo que se les pueda achacar a los propios trabajadores ni mucho menos, de hecho, muchos de ellos son unos excelentes profesionales. Ya me gustaría a mí poder trabajar con estos ya que saben más que cualquiera que hayamos estudiado unos estudios específicos y eso se debe a que su expertise es un gran tesoro.

También os digo que muchos otros no son así y su forma de trabajar deja mucho que desear desde el punto de vista del bienestar animal. Evidentemente esto no pasa en el área veterinaria, donde por supuesto cualquiera que trabaje en una clínica como veterinario “si o si” ha tenido que estudiar la carrera respectiva.

Con todo esto quiero deciros que unos conocimientos básicos del mundo animal, de la especie con la que estés trabajando y por supuesto, de su etología son muy muy necesarios. Trístemente no hay ninguna legislación española que exiga estos conocimientos, aunque sí que hay actualmente un certificado de profesionalidad que te capacita para trabajar con animales en entornos controlados (hablando de zoológicos),pero por ejemplo, en cuanto a Auxiliares de veterinaria, lo único que nos encontramos es una “cualificación profesional” que aún ni siquiera se ha convertido en “certificado”.

Por todo esto, al final lo que opta la mayoría de las personas es en pagarse unos estudios privados, más o menos profesionales, que les aportan ese mínimo de conocimientos y un diploma.

Queremos insistir desde Kontigo, que este quesito es básico para nosotros, para evitar las malas prácticas y para dignificar estas profesiones.

 

Quesito 2: 

Conocimientos de inglés son imprescindobles para trabajar con animales.

Inglés. Aunque sí que es cierto que en las clínicas veterinarias (sobre todo en España), aún no es una necesidad tan acusante. En lo que respecta a los núcleos zoológicos, es algo prácticamente imprescindible. Sobre todo, si hablamos de mamíferos marinos, ya que los delfinarios se sitúan normalmente en las zonas más turísticas. Este hecho hace que los propios trabajadores tengan que estar hablando en inglés prácticamente de manera constante.

A la par que el inglés, hay que hacer especial hincapié a la posibilidad de viajar.

Es cierto que si quieres trabajar en una clínica veterinaria, ya sea como ATV o como veterinaria, no es tan acusante esta necesidad de mudarte. Pero si lo que quieres es trabajar con animales bajo cuidados humanos, la forma más rápida de empezar a trabajar en este sector es sin lugar a dudas, viajar fuera de tu país. Y no solamente para las personas que se quieren incorporar por primera vez a este mercado laboral, sino también conozco muchos profesionales con más de 20 años de experiencia en este sector, que actualmente siguen trabajando fuera de sus respectivas ciudades o países.

Con esta idea quiero transmitirte que si lo que buscas es hacerte un cursito en tu ciudad y encontrar trabajo en la misma, tus posibilidades de colocación laboral se van a mermar drásticamente.

Quesito 3:

Forma física para trabajar con animales.

Ahora vamos a hablar de la forma física. Esta parte no es tan necesaria si lo que deseas es trabajar en una clínica veterinaria.

Pero si hablamos de zoológicos y delfinarios volvemos a hablar de lo mismo. En estos últimos estamos hablando de un trabajo con un sobreesfuerzo físico importante, donde vas a estar cargando cajas de pescado congelado de 20 Kgs, garrafas de cloro de 25 Litros. Por no hablar de los mortales y shows que vas a tener que hacer corriendo la mayor parte del tiempo.

Pero ojo, no solo es por tus circunstancias laborales, sino que también lo decimos porque es un requisito IMPRESCINDIBLE desde el punto de vista de tu propia seguridad.

Te explico, imaginate que te caes dentro de una instalación, puede ser una jaula o una piscina con delfines que están en pleno conflicto. Tu debes de ser capaz de poder salir de ahí en cuestión de segundos. Recuerda que estás trabajando con animales salvajes, que son imprevisibles y que por mucho que te conozcan, lo más seguro es que llegado el momento crítico, lo que ganen sean sus instintos.

Podría darte innumerables casos de agresiones de animales salvajes a sus cuidadores que supuestamente “adoraban”. Por todo ello, la forma física es algo imprescindible para trabajar con seguridad en estos centros.

Quesito 4:

Para trabajar con animales hay que tener buena Actitud.

Y aunque podríamos hablar de infinitas cuestiones más, vamos a culminar con el quesito más importante, el quesito “comodín”, el de la ACTITUD .

Este quesito puede marcar la diferencia entre salir de una entrevista contratada o no. Con una correcta actitud se cubren las carencias de los anteriores quesitos.

Pero aún más importante, este quesito es el que va a hacer que el futuro trabajo sea una balsa de agua o sea una verdadera “GUERRA DE EGOS” . Y me refiero al “Síndrome delfinario”, que así decidí llamar a esta rara enfermedad que se da entre los trabajadores de zoológicos, que cuando les dan el neopreno o el silbato, sufren una transformación, como si de repente estuvieran poseídos y se convirtieran en unos “animales salvajes más” que solo ven “presas” a las que devorar en su compañeros. Pero de esto hablaremos más largo y tendido en otro post.

Si quieres saber un poco más de cómo prepararte para conseguir trabajar con animales de cualquier tipo, quiero invitarte a esta formación gratuita, donde ponemos estas bases y muchas más. Te pongo aquí en enlace para que te puedas inscribir.